Se requieren reformas para estimular la economía mexicana

Text size +-
Recommend

In English

Los poco esperanzadores resultados que arrojó la economía mexicana durante el primer trimestre del año, condujeron a que a finales del mes de mayo el gobierno redujera su pronóstico de crecimiento del PIB para el 2014, al ir del 3.9% al 2.7%. Si bien el presidente Enrique Peña Nieto ha anunciado seis pasos que el gobierno dará con el fin de acelerar el crecimiento, es probable que la implementación exitosa de la ambiciosa agenda de reformas de su administración determine si México estará en condiciones de solucionar algunos de los puntos más vulnerables de su economía.

La economía creció el 1.8% anual entre enero y marzo de 2014, resultados que se pueden comparar con la tasa de crecimiento del 1.1% del año 2013, período durante el cual el gobierno recortó su previsión de crecimiento en tres ocasiones. Antes de la publicación de la información concerniente al primer trimestre, el Banco Central de México (Banxico) redujo sus estimados para el año 2014, a un promedio del 2.3 al 3.3%, por debajo del 3.4% anterior.

En su informe trimestral, el banco central atribuyó gran parte de la desaceleración económica de finales de 2013 y principios de 2014 a "causas coyunturales", dirigiendo así la atención particularmente hacia el desempeño de la economía de los EE.UU., la cual se estima que mejorará durante el segundo semestre del año 2014. La revisión de las previsiones de crecimiento hechas por Banxico y el gobierno reflejan con claridad la tasa de crecimiento del 2.77% sugerida por distintos analistas financieros.

Entre tanto, el Banco de América Merrill Lynch y el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado, un centro de conocimiento mexicano, advierten que, de hecho, la economía se encuentra en recesión, algo que el gobierno se ha empeñado en negar.  

Medidas audaces

Luego de que Luis Videgaray, actual ministro de Hacienda, dijera a MVS Radio que México necesita acelerar su crecimiento para reducir la pobreza y elevar el nivel de vida de los ciudadanos, Peña Nieto estableció un plan que consta de seis puntos con el fin de impulsar el crecimiento. La iniciativa incluye MXN 3.3 Mil Millones adicionales (US$ 253.72 millones) en garantías del gobierno para apoyar los préstamos a las pequeñas y medianas empresas, y la simplificación del proceso para la obtención de licencias de exportación.

El gobierno también tiene el objetivo de mitigar los efectos de las restricciones a los pagos en dólares en efectivo y poner en práctica medidas para reducir el tiempo que toma a algunas de las entidades del Estado, como Petróleos Mexicanos (Pemex), la Secretaría de Comunicaciones y Transportes así como a la Comisión Federal de Electricidad comenzar a trabajar en los proyectos de infraestructura aprobados.

Si bien las medidas anunciadas por el gobierno han sido bien recibidas por buena parte de la comunidad empresarial, no abordan de manera directa las principales causas de los recientes resultados económicos del país, algunas de los cuales se encuentran de hecho más allá de las posibilidades de control por parte del gobierno. Por ejemplo, la economía mexicana se encuentra estrechamente vinculada con la de los EE.UU., país que representa aproximadamente el destino del 80% de sus exportaciones y cuyo débil desempeño económico durante el primer trimestre de 2014, de apenas el 0.1%, representó un fuerte impacto negativo para su vecino del sur.

El efecto amortiguador que un invierno particularmente intenso pueda llegar a tener sobre los resultados económicos de los Estados Unidos, ciertamente acrecienta la esperanza de un anhelado repunte en el crecimiento durante el segundo trimestre de 2014, el cual beneficiaría a la economía mexicana de manera especial. Sin embargo, lo anterior no representa una cura definitiva para la vulnerabilidad que subyace a la economía del país ante el eventual debilitamiento de su vecino del norte.  

Cambio de rumbo

Por otra parte, las reformas fiscales aprobadas durante el año 2013, las cuales incluyeron un incremento a los impuestos de las rentas más altas así como impuestos adicionales a los alimentos procesados, parecen haber afectado el nivel de gasto de los consumidores en el corto plazo, esto a pesar de que las reformas pretenden consolidar el crecimiento en el largo plazo. Este escenario ha coincidido con la caída de la actividad constructora, uno más de los pilares clave de la economía mexicana, el cual descendió a pesar del incremento que durante el primer trimestre de 2014 presentó el gasto público.

La disminución en la producción de petróleo, que se situó en 2.47 millones de barriles por día a partir de marzo de 2014 según cifras de la Secretaría de Energía - el nivel de producción más bajo desde 1995 -, es otro de los retos que las reformas de Peña Nieto pretenden abordar, así como la liberalización del sector eléctrico y el fomento de la competencia en las telecomunicaciones.

A pesar de que el gobierno ha puesto en marcha iniciativas de menor envergadura para estimular el crecimiento, tales como el reciente plan de seis puntos, los ministros tienen puestas sus esperanzas en reformas más audaces a la hora de alcanzar mayores niveles de crecimiento sostenible en el largo plazo. Videgaray dejó claro a finales de mayo de 2014 que aún espera la aprobación de las grandes reformas que permitirían al gobierno cumplir con el objetivo de un crecimiento del 5% en la segunda mitad de un mandato de seis años de Peña Nieto.

Las inesperadas cifras de crecimiento obtenidas durante el primer trimestre, sin embargo, deben ser vistas en el contexto de las recientes reformas, particularmente en el sector energético. En dicho contexto, la sorpresa de los inversores ante la reciente desaceleración, podría incluso ayudar al gobierno a poner de relieve los límites del optimismo que México ha venido adquiriendo recientemente y la necesidad de seguir adelante con la reforma.


 

Reforms needed to energise Mexico’s economic performance

En Español

  Disappointing economic results from the first quarter of the year prompted the Mexican government in late May to reduce its GDP growth forecast for the year from 3.9% to 2.7%. While President Enrique Peña Nieto has announced six steps the government will take to accelerate growth, it will likely be the successful implementation of his administration’s ambitious reform agenda that determines whether Mexico can address some of its economic vulnerabilities.

The economy grew by 1.8% year-on-year between January and March 2014. This compares to a growth rate of 1.1% in 2013, a period during which the government cut its growth forecast three times. Banco de México (Banxico) – the country’s central bank – lowered its estimate for 2014, ahead of the release of Q1 data, to a range of 2.3-3.3%, down from 3-4% previously.

In its quarterly report, the central bank attributed much of the economic slowdown of late 2013 and early 2014 to “temporary factors”, pointing to the performance of the US economy in particular, which it anticipates will improve in the second half of 2014. The revised projections by Banxico and the government broadly reflect the average growth forecast of 2.77% by many financial analysts.

Meanwhile, Bank of America Merrill Lynch and the Centre for Economic Studies of the Private Sector, a Mexican think-tank, suggest that the economy has in fact slipped into recession, although the government has denied this.  

Bold steps

After Luis Videgaray, the minister of finance, told MVS Radio that Mexico needs to speed up growth in order to alleviate poverty and raise living standards, Peña Nieto set out a six-point plan to boost growth. The initiative includes an additional MXN3.3bn ($253.72m) in government guarantees to support loans to small and medium-sized enterprises and a simplification of the process for obtaining export licences.

The government will also seek ways to mitigate the effects of restrictions on dollar cash payments and implement steps to reduce the time it takes state bodies, such as Petróleos Mexicanos (Pemex), the Ministry of Communications and Transport, and the Federal Electricity Commission, to start work on approved infrastructure projects.

While largely welcomed by the business community, the announced measures do not directly address the reasons for the country’s recent economic performance, some of which lie beyond the control of the government. For instance, the Mexican economy remains closely connected to that of the US, the destination for about 80% of exports, thus weak growth of just 0.1% in the US for Q1 2014 had a negative effect felt strongly by its southern neighbour.

The dampening effect of unusually severe winter weather on the US’s economic performance provides grounds for hope that an anticipated pick-up in growth in Q2 2014 will benefit Mexico too. However, this is no cure to the underlying vulnerability of Mexico’s economy in the event of further weakness by its northern neighbour.  

Overturning its fortunes

Meanwhile, the fiscal reforms passed in 2013, which included tax increases on high earners and new taxes on processed food, appear to have adversely affected consumer spending in the short term, even though the reforms are likely to support growth in the long term. This has coincided with a drop in construction activity, another key pillar of the economy, despite a rise in public spending in Q1 2014.

Declining oil production, which stood at 2.47m barrels per day as of March and the lowest level since 1995 according to data from the Ministry of Energy, is another of the challenges that Peña Nieto’s reforms aim to tackle, alongside liberalisation of the electricity sector and fostering competition in telecommunications. Even as the government launches smaller initiatives to stimulate growth, such as the recent six-point plan, ministers are pinning their hopes on bold reforms to deliver sustainable higher levels of growth in the long term. Videgaray made it clear in late May 2014 that he still expects passage of the major reforms to enable the government to meet its target of reaching 5% growth by the second half of Peña Nieto’s six-year term in office.

The lower-than-expected Q1 growth figures, however, should be seen in the context of the recent reforms, particularly in the energy sector. Against this backdrop, investor surprise at the recent slowdown might even help the government, by highlighting the limits to the positive sentiment that Mexico has been garnering and the need to press ahead with reform.

Follow Oxford Business Group on Facebook, Google+ and Twitter for all the latest Economic News Updates. Or register to receive updates via email.

Read Next:

In Mexico

México planea impulsar el crecimiento del deporte y el bienestar en...

México ha diseñado una nueva estrategia para capitalizar el potencial de crecimiento del sector de Deportes y Bienestar, basada en educar a los jóvenes sobre los diferentes estilos de vida...

In Economy

Loh Boon Chye, CEO, Singapore Exchange (SGX)

As regional exchanges become more mature, which factors make SGX a standout proposition for Asian companies seeking to list? 

Latest

Loh Boon Chye, CEO, Singapore Exchange (SGX)

As regional exchanges become more mature, which factors make SGX a standout proposition for Asian companies seeking to list?