Perú: El transporte en Lima

Text size +-
Recommend

In English

Todo aquel que ha vivido o visitado Lima está al tanto de los problemas de tráfico de la ciudad. La congestión vehicular no es sólo un problema para las personas que usan este medio, también mella en la productividad y presenta serios riesgos a la salud. Según algunas estimaciones, la congestión vehicular cuesta mil millones de dólares anualmente en pérdidas de producción y problemas de salud relacionados a la contaminación. En un esfuerzo por revertir esta tendencia, la Alcaldesa de Lima, Susana Villarán, y el sector privado están presentando una amplia gama de proyectos cuyo objetivo es liberar el flujo del tráfico.

Villarán ha anunciado sus planes de expandir el nuevo sistema de transporte rápido, el Metropolitano. Lanzado en 2010, el Metropolitano utiliza buses propiedad de la ciudad y ejes viales designados. Como parte de estos esfuerzos de expansión, Villarán espera poder desarrollar más rutas, así como mejores conexiones entre el Metropolitano y el Tren Eléctrico de la ciudad. La primera de estas conexiones está programa para iniciar operaciones a finales de agosto, y conectará el norte de la ciudad con Villa el Salvador en el sur.

También se expandirá el Tren Eléctrico. En noviembre llegará el primero de los 19 nuevos trenes producidos por la compañía francesa Alstom Transport. La llegada del segundo tren está programada para diciembre, luego llegarán dos por mes hasta que la orden se haya completado. Fernando Deustua, el gerente general de relaciones institucionales del Metro de Lima, informó a la prensa local que los trenes representan una inversión de $280 millones.

De este total, $25 millones irán a la construcción de un nuevo taller de mantenimiento de trenes, proyecto que ya se encuentra en marcha. Si todo va acorde al plan, el Tren Eléctrico debería tener 16 trenes operativos para 2013, lo que reduciría dramáticamente el tiempo de espera de los viajeros de 15 minutos a seis.

También existen planes para desarrollar tres líneas adicionales para complementar la Línea 1 del Tren Eléctrico, que es la única línea operativa a la fecha. En febrero de 2012, el Presidente Ollanta Humala anunció que ProInversión, la agencia gubernamental encargada de promover las inversiones en Perú, estaría llevando a cabo estudios para sacar en concesión la segunda línea. Una vez completada, la Línea 2 conectará Ate Vitarte y el Callao.

Mientras la administración limeña trabaja para expandir el acceso al transporte público a lo largo de la ciudad, otra tendencia que podría empeorar en lugar de mejorar los problemas de tráfico está comenzando a echar raíces. A medida que los ingresos de las personas van en aumento, más y más gente está comprando sus primeros autos. Recientemente la Asociación Automotriz del Perú informó que las ventas de autos nuevos subieron un 36% en comparación con el año anterior en mayo de 2012. Ricardo Arrarte de Tráfico Lima, un grupo ciudadano que trabaja para reducir los accidentes de tránsito y daño medioambiental, comentó a OBG que esta tendencia “agravaría los problemas de tráfico en Lima aún más”.

La mejor esperanza de Lima para incrementar su capacidad de hacer frente a flujos de tráfico todavía mayores podría ser el proyecto Vía Parque Rímac, que consiste de una amplia gama de medidas que buscan mejorar la infraestructura vial de la ciudad y reducir la contaminación ambiental relacionada al tráfico. Se encuentran incluidas en el proyecto la construcción de 11 nuevos viaductos, 9 km de vías y un túnel de 2 km bajo el río Rímac. También se desarrollará un parque de 4 km de longitud a lo largo de las riberas del río Rímac.

LAMSAC, una empresa peruana apoyada por el grupo brasileño INVEPAR, se encuentra gestionando Vía Parque Rímac, mientras que la firma brasileña OAS está a cargo de su construcción. LAMSAC estima que una vez terminado, el proyecto Vía Parque Rímac podría ahorrar a Lima hasta $37 millones anuales en tiempos reducidos de tránsito y dinero gastado en combustible.

Además, el proyecto reducirá el tiempo de viaje hacia y desde el Puerto del Callao, lo que podría significar mayores niveles de exportación, un beneficio económico adicional para Lima y para todo el país.

A pesar de los muchos planes para desarrollar las carreteras y la red de transporte público de Lima, por el momento la gente tendrá que seguir peleando contra el tráfico. Proyectos de infraestructura a gran escala como la expansión del Tren Eléctrico usualmente toman varios años. Por ejemplo, la construcción de la primera línea del Tren Eléctrico tomó más de 25 años, incluyendo los retrasos ocasionados por asuntos políticos y financieros. Aunque no existe una solución rápida, si Lima quiere seguir siendo competitiva en relación a otros centros de negocios sudamericanos como Santiago o São Paulo, mejorar la red de transporte debe seguir siendo una prioridad.

 

Peru: Transport in Lima

Anyone who has ever lived in or visited Lima is well aware of the city’s serious traffic problems. The traffic congestion is not only a nuisance for commuters – it also hampers productivity and poses serious health risks. By some estimates, traffic congestion costs $1bn annually in forgone output and pollution-related health problems. In an effort to reverse this trend, the office of Lima’s mayor, Susana Villarán, and private sector interests are engaged in a wide array of projects aimed at freeing up traffic flow.

Villarán has announced plans to expand the city’s new rapid bus transport system – the Metropolitano. Launched in 2010, the Metropolitano operates city-owned buses along designated highway corridors. As part of these expansion efforts Villarán hopes to develop more routes, as well as better connections between the Metropolitano and the city’s electric train line, the Tren Eléctrico. The first of these connections is scheduled to begin operations at the end of August and will connect the north of the city to Villa El Salvador in the south.

The Tren Eléctrico will also be expanding. In November, the first of 19 new trains produced by French company Alstom Transport will arrive. The second train is scheduled to arrive in December, followed by two more every month until the order is filled. Fernando Deustua, the general manager of institutional relations for the Lima Metro, told local press that the trains represent an investment of $280m.

Of this total, $25m will go towards the construction of a new train maintenance workshop, which is already under way. If all goes according to plan, the Tren Eléctrico should have 16 trains in operation by 2013. This will dramatically reduce commuters’ wait time, from the current 15 minutes to six.

There are also plans to develop three additional lines to complement Tren Eléctrico Line 1, which is the only line in operation at the moment. In February 2012, President Ollanta Humala announced that ProInversión, the government agency in charge of promoting investment in Peru, would be conducting studies to concession the second line. Once completed, Line 2 will connect Ate Vitarte and Callao.

As Lima’s leadership works to expand access to public transport throughout the city, another trend that could worsen rather than alleviate traffic problems is beginning to take root. As incomes rise, more and more Peruvians are purchasing their first automobiles. The Association of Peruvian Car Dealerships recently reported that new car sales were up 36% year-on-year in Peru in May 2012. Ricardo Arrarte of Tráfico Lima, a citizen’s group that works to reduce traffic accidents and environmental damage due to traffic, told OBG that this trend “will surely aggravate Lima’s traffic problems even further”.

Lima’s best hope for increasing its capacity to deal with even larger traffic flows may be the Vía Parque Rímac project, which consists of a wide array of measures aimed at improving the city’s highway infrastructure while reducing environmental pollution linked with traffic flows. Included in the project is the construction of 11 new viaducts, 9 km of roadways and a 2-km tunnel below the Rímac River. A 4-km-long park will also be developed along the banks of the Rímac.

Vía Parque Rímac is being managed by LAMSAC, a Peruvian company supported by Brazil’s INVEPAR group, while Brazilian firm OAS is in charge of construction. LAMSAC estimates that upon completion, the Vía Parque Rímac project could save Lima up to $37m annually in reduced transit times and money spent on fuel.

In addition, the project will reduce travel time to and from the Port of Callao. This could lead to greater export levels – an additional economic benefit for Lima and the country as a whole.

Despite the many ambitious plans to develop Lima’s highway and public transport network, for the time being commuters will have to continue to fight their way through the traffic. Large-scale infrastructure projects like the expansion of the Tren Eléctrico are often many years in the works. The first line of Lima’s Tren Eléctrico, for example, took more than 25 years to build, including delays related to financial and political issues. Though there will be no quick solutions, if Lima hopes to remain competitive with other South American business centres like Santiago or São Paulo, improving the transport network must remain a top priority.

Read Next:

In Peru

Los planes de Perú para aumentar las exportaciones agrícolas

Los funcionarios de agricultura del Perú estiman que las exportaciones de ese sector continuarán creciendo significativamente durante los próximos años, debido al aumento de la demanda de los...

In Transport

What’s driving Abu Dhabi’s maritime logistics and trade growth?

Abu Dhabi has strengthened its position as a regional trade and logistics centre, with container traffic at the emirate’s Khalifa Port rising by 82.4% year-on-year in the first half of 2019.

Latest

What’s driving Abu Dhabi’s maritime logistics and trade growth?

Abu Dhabi has strengthened its position as a regional trade and logistics centre, with container traffic at the emirate’s Khalifa Port rising by 82.4% year-on-year in the first half of 2019.