Panamá: Una relación en ciernes

In English

El acuerdo de asociación firmado recientemente entre Panamá, otros cinco países Centroamericanos y la UE podría ayudar a estimular el desarrollo de la creciente industria agrícola Panameña. En tanto que se trata de una de las principales fuentes de empleo en Panamá, el sector es crucial para un desarrollo integral de la economía, hecho reconocido por el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) en su Plan Económico Estratégico 2010 – 2014, el cual reconoció al sector como uno de los cuatro principales motores del crecimiento.

No obstante, a pesar de emplear cerca del 16.7% de la población desde agosto del 2011, el sector agrícola fue responsable de solo el 2.9% del PIB durante el año anterior, con una producción total valorada en US$683.5 millones de dólares, según información suministrada por el Instituto Nacional de Estadística (INEC).

El plan del MEF llama a la creación de 860.000 nuevos o mejores trabajos para el 2020, muchos de los cuales se darán necesariamente en el sector agrícola. De hecho, éste fue señalado como un motor central debido a su impacto social y su habilidad para crear nuevos trabajos, situándose así por encima de la logística, el turismo y los servicios financieros (los otros tres motores del crecimiento mencionados en el plan) en este sentido.

La firma del acuerdo de asociación con Europa a finales de junio podría otorgar el estímulo necesario para impulsar al sector agrícola hacia un papel de mayor importancia en la economía nacional, tal y como lo permitiría la apertura de nuevos mercados para los bienes agrícolas. El tratado, que además incluye a Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua cubre tres áreas: diálogo político, cooperación y comercio.

Se prevé que el área comercial del tratado comience a operar a comienzos del 2013 y que proporcione a los países involucrados un acceso privilegiado al mercado de Europa, que cuenta con 500 millones de consumidores. La UE ya es el segundo mayor socio económico de Panamá tras los EE.UU y el mayor importador de los productos agrícolas de Panamá. El tratado pide a la UE liberar el 91% de las líneas arancelarias inmediatamente después de su introducción, en tanto que los Países Centro Americanos liberarán el 48% de las líneas arancelarias en un periodo estimado en 10 años.

Las tarifas de importación para los productos agrícolas clave serán eliminadas en su mayor parte en la región de América Central, aunque las “áreas sensibles” para los mercados locales serán respetadas. Por ejemplo, Panamá es el mayor importador de whisky en la región y el tratado liberará las tarifas de importación tan pronto como entre en vigor, no obstante, los demás países deberán esperar seis años para liberar las tarifas del whisky.

Por su parte, la UE estará eliminando tarifas a casi todos los productos de consumo diario. Se espera además que el tratado pueda contribuir a un crecimiento significativo del mercado panameño de frutas, verduras y nueces (FVN), según la Evaluación de Sostenibilidad e Impacto del Tratado encargada por la UE. Habrá además cuotas libres de aranceles con un crecimiento anual para el azúcar, la carne y el arroz mientras que las tarifas del banano serán reducidas a €114 por tonelada hacia el 2017 y a €75 por tonelada hacia el 2020.

Sin embargo, hay retos importantes que el país deberá enfrentar para aprovechar realmente los beneficios del tratado. En primer lugar, Panamá se encontrará con una fuerte competencia de los demás países de la región que se beneficiarán también del tratado. Michael John Holloway, embajador británico en Panamá, dijo a la prensa local que “Inglaterra posee algunas de las principales cadenas de supermercados del mundo, muchas de las cuales ya importan productos de Costa Rica. Nos gustaría ver los productos de exportación de Panamá en el mercado británico y tomar ventaja de algunos de los beneficios del tratado entre la UE y América Central”. No obstante, para lograr lo anterior, muchos agricultores panameños que esperan incrementar las exportaciones a la UE deberán cumplir las rigurosas demandas que tienen lugar en muchas de las naciones europeas en lo concerniente a la calidad y sostenibilidad del medio ambiente.

A pesar del crecimiento positivo en cuatro de los últimos cinco años (2.7%, 4.5%, 10.1%, 1.8% y 3.8% desde el 2006 al 2011), la expansión del sector agrícola tiene todavía que sincronizarse con la expansión general del país, la cual ha visto un crecimiento del PIB de 12.1%, 10.1%, 3.2%, 8.3% y 10.6% durante el mismo periodo según información suministrada por el Banco Mundial. En síntesis, el ámbito comercial del nuevo tratado podría ayudar decisivamente a estimular al sector agrícola y potenciarlo para jugar un papel más destacado en la economía nacional.

 

Panama: A budding relationship

The recent association agreement signed between Panama, along with five other Central American countries, and the EU could help to stimulate growth within Panama’s growing agriculture industry. As one of the largest sources of employment in Panama, the agriculture sector is crucial to overall economic development, a fact recognised by the Ministry of Economy and Finance’s (MEF) Strategic Economic Plan 2010-14, which acknowledged the sector as one of the country’s four main economic growth engines.

However, despite employing some 16.7% of the population as of August 2011, the agriculture sector was responsible for just 2.9% of GDP last year, with total production valued at $683.5m, according to data from the Panama National Statistics Institute (INEC).

The MEF’s plan calls for the creation of 860,000 new or better jobs by 2020, many of which will necessarily come from the agriculture sector. Indeed, it was highlighted as a growth engine due to its social impact and ability to create jobs, and it scored above logistics, tourism and financial services (the other three growth engines mentioned in the plan) in this regard.

The signing of the comprehensive association agreement with Europe in late June could provide the necessary impetus to propel the agriculture sector to greater importance within the national economy by opening new markets to agricultural goods. The agreement, which also includes Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, covers three areas: political dialogue, cooperation and trade.

The trade portion of the agreement is due to begin in early 2013 and will give the countries involved privileged access to Europe’s market of 500m consumers. The EU is already Panama’s second-largest trading partner after the US and the largest importer of Panamanian agricultural products. The agreement calls for the EU to liberalise 91% of tariff lines immediately following its introduction, while Central American countries will liberalise 48% of tariff lines over a 10-year period.

Importation tariffs for key agricultural products are to be largely eliminated on the Central American side, though “sensitive areas” for local markets are being respected. For example, Panama is the region’s primary importer of European whisky and it will liberalise tariffs as soon as the agreement enters into force, though all other countries will wait six years to liberalise whisky tariffs.

For its part, the EU will be eliminating tariffs on nearly all dairy products. It is also expected that the agreement will contribute to significant growth in the Panamanian fruit, vegetable and nuts (FVN) market, according to an independent Trade Sustainability Impact Assessment commissioned by the EU. There will also be duty-free quotas with annual growth for sugar, beef, rum and rice, while banana tariffs will be reduced to €114 per tonne by 2017 and to €75 per tonne by 2020.

However, there are challenges that the country will have to overcome in order to fully capitalise on the benefits of the agreement. First, Panama will face stiff competition from neighbouring countries that will also benefit from the agreement. Michael John Holloway, the British ambassador to Panama, told local press that, “England has some of the largest supermarket chains in the world, many of whom already import products from Costa Rica. We would like to see Panama export products to the UK market and take advantage of some of the benefits of the agreement between the EU and Central America.” However, in order to do so, many Panamanian farmers hoping to increase exports to the EU will need to meet the rigorous demands in place in many European nations regarding environmental sustainability and quality.

Despite posting positive growth in four of the past five years – 2.7%, 4.5%, 10.1%, 1.8% and 3.8% from 2006 to 2011 – the agriculture sector’s expansion has yet to match that of the wider economy, which has seen GDP grow 12.1%, 10.1%, 3.2%, 8.3% and 10.6% during the same period, according to data from the World Bank. Thus, the trade portion of the new association agreement could very well help to stimulate the agriculture sector and potentially help it play a larger role in the national economy.

Read Next:

In The Americas

Raúl Alcalde, CEO, Scharff

To what extent does infrastructure have an impact on Peru’s logistics and distribution chains?

In Agriculture

El sector agrícola impulsa el crecimiento de la economía argentina

La economía argentina recibió un estímulo muy necesario durante los primeros cinco meses del año a través del sector agrícola, el cual impulsó un aumento significativo de las exportaciones.

Latest

Tracking Saudi Aramco’s multibillion-dollar IPO move

In what is slated to be the world’s biggest-ever initial public offering (IPO), Saudi Aramco is moving ahead with listing shares on the Saudi Stock Exchange (Tadawul).