Colombia: Realzando la producción de café

In English

Los productores colombianos de café están recibiendo mayores utilidades a medida que sus productos aumentan de precio en los mercados internacionales; sin embargo, la posibilidad de otra temporada de lluvias amenaza con poner freno a los niveles de producción de 2012.

Hay buenas y malas noticias en lo que respecta a la cifras colombianas de producción de café de 2011, que fueron divulgadas recientemente por la Federación Nacional de Café. La buena noticia es que los productores de café de la región tuvieron un incremento del 13% en sus ingresos en comparación con 2010, principalmente debido a aumentos importantes en el precio internacional del café.

Una de las principales razones por las que el precio del café está en alza en los mercados internacionales es una disminución en el suministro. La producción en Colombia cayó un 12% el año pasado, de 8.92 millones de sacos de 60 kg en 2010 a poco más de 7.8 millones de sacos en 2011, cifra que está muy por detrás de las proyecciones de fin de año de la FNC de 8 millones de sacos de 60 kg.

Esta disminución se atribuye principalmente a las fuertes lluvias que Colombia ha experimentado en los últimos dos años. La temporada de lluvias de 2011, que normalmente se extiende desde abril hasta noviembre, fue considerada como una de las peores en la historia de Colombia, causando graves inundaciones y deslizamientos de tierra en todo el país.

Se cree que estas lluvias inusualmente intensas son producto de La Niña, un término usado para describir un patrón climático en el que aguas a temperaturas más bajas de lo normal ingresan al área centro-oriental del Océano Pacífico. La Niña normalmente afecta a Colombia cada cinco o seis años, aunque en tiempos recientes esta frecuencia ha aumentado.

Meteorólogos y otros científicos han relacionado la creciente severidad de La Niña al cambio climático, por lo que también se cree que es la causa del aumento en las temperaturas y humedad que han dañado aun más los campos de cultivo de café en Colombia.

El New York Times informó que las temperaturas en regiones cafeteras colombianas aumentaron un grado en los últimos 30 años, e inclusive el doble en otras áreas. Si bien un incremento de un grado parece poco, ese cambio puede tener un impacto drástico sobre la planta de café, que requiere de un ambiente frío con aire fresco para crecer, característica elemental de los Andes colombianos hasta hace poco.

El declive en la producción de café colombiano también se debe al programa de renovación de cultivos que se dio en mal momento. Desde 2009, los cultivadores de café colombianos han estado reemplazando variedades de café débiles con otras versiones más resistentes, que soportan mejor las enfermedades que se dan a mayores temperaturas y humedad. En 2009, 70.000 de las 900.000 ha de café del país fueron reemplazadas, y otras 117.000 ha fueron reemplazadas en 2011.

Aunque el objetivo de este programa es la sostenibilidad a largo plazo, al comienzo esas plantas no van a producir por un periodo de dos o tres años. Los nuevos cultivos de 2009 recién comenzaron a producir el año pasado, mientras que los cultivos plantados en 2011 no estarán listos antes de 2014.

Según Peter Baker, científico de trayectoria y experto en café de CABI, un grupo de investigación agrícola con sede en el Reino Unido, “Colombia se ha embarcado en un gran plan de renovación en lo que parece ser un mal momento. Ha sido mala suerte. Nadie pudo haber previsto esto”.

“Enfermedades como la roya, un hongo que mata la planta, no fueron comunes por muchos años, por lo que muchos cultivadores decidieron cultivar variedades que eran más susceptibles a esta enfermedad pero que creían tenían un sabor superior”, comentó Baker a OBG. “Muchos agricultores decidieron complacer a sus tostadores en lugar de guiarse por las advertencias de la FNC”.

Mientras organizaciones como la FNC y CABI están buscando formas de mantener la producción de café colombiano en el futuro, por lo menos por ahora los productores de café pueden estar tranquilos debido a los valores internacionales de este producto. El precio por libra de café está hasta 75% por encima del precio del año pasado, según la Organización Internacional del Café.

En el futuro, además de insistir en la siembra de variedades más resistentes, la FNC también busca enfatizar el potencial que tiene Colombia para convertirse en productor de cafés de alta calidad y de cafés especiales. En una reciente declaración a la prensa local, el gerente de FNC, Luis Genaro Muñoz, resaltó la creciente demanda internacional por cafés especiales que en la actualidad representan el 50% del total de exportaciones de café colombianas.

Los productores de café colombianos parecen estar determinados a ajustarse al ritmo de la demanda, intentando alcanzar los niveles de producción de sus días de gloria antes de 2009. No obstante, están siendo realistas sobre las posibilidades.

Muñoz añadió que incluso con condiciones climáticas más favorables, no espera que la producción crezca drásticamente durante el próximo año. Por el momento, los productores de café colombianos sólo pueden intentar mantener el status quo mientras esperan con inquietud el comienzo de la temporada de lluvias 2012.

 

Colombia: Perking up coffee production

Coffee producers in Colombia are seeing increasing profits as their product garners higher prices on international markets, but the threat of another rainy season threatens to put a damper on 2012 production levels.

There’s both good news and bad news when it comes to Colombia’s 2011 coffee figures, which were recently revealed by the National Federation of Coffee Growers (FNC). The good news is that coffee growers in the region experienced a 13% increase in income over 2010, primarily due to significant increases in the international price of coffee.

One of the main reasons coffee is fetching high prices on international markets, however, is a decrease in supply. Production in Colombia fell by 12% last year, from 8.92m, 60-kg sacks in 2010 to a little more than 7.8m bags in 2011, a figure that lags behind the FNC’s end-of-year projection of 8m, 60-kg sacks.

This decrease is primarily attributed to the heavy rains Colombia has experienced over the past two years. The 2011 rainy season, which normally runs from April to November, was deemed to be one of the worst in Colombia’s history, resulting in severe flooding and mudslides throughout the country.

These unusually heavy downpours are believed to be the product of La Niña – a term used to describe a climate pattern that includes lower than normal temperatures over the Eastern Central Pacific Ocean. La Niña normally affects Colombia once every five to six years, though it has done so more frequently in recent history.

Meteorologists and other scientists have linked La Niña’s increased severity to climate change, which is also believed to be the cause of the increased temperatures and humidity that have further damaged Colombia’s coffee crops.

The New York Times reported that temperatures in Colombia’s coffee growing regions have increased by one degree in the past 30 years, and even doubled in some areas. While a change of one degree may seem minor, it can drastically impact the coffee plant, which requires crisp, cool air to grow – a defining characteristic of Colombia’s Andean mountain ranges until recently.

Colombia’s declining coffee production is also the result of a poorly timed crop renewal programme. Since 2009, Colombia’s coffee growers have been replacing weaker varieties of the plant with hardier versions, which are meant to withstand plant diseases that occur in higher temperatures and humidity. In 2009, 70,000 of the country’s 900,000 ha of coffee were replaced and 117,000 ha were replaced in 2011.

While the aim of this programme is to develop long-term sustainability, initially these new plants will not produce for a period of two to three years. The new 2009 crops began production last year, while the new crops planted in 2011 are not likely to be ready before 2014.

According to Peter Baker, a senior scientist and coffee expert at CABI, a UK-based agricultural research group, “Colombia embarked upon a major renewal plan at what turned out to be a bad time. It was bad luck. No one could have predicted this.”

“Diseases such as coffee rust, a fungus that kills the plant, were not common for many years, so growers chose to cultivate varieties that are more susceptible to the disease but believed to have superior taste,” Baker told OBG. “Many farmers decided to please their roasters instead of heeding the FNC’s warnings.”

While organisations such as the FNC and CABI are looking for ways to sustain Colombia’s coffee production into the future, at least for the moment coffee growers can take comfort in the commodity’s international value. The price of coffee per pound is up 75% over last year, according to the International Coffee Organisation.

Going forward, in addition to pushing for hardier bean varieties, the FNC also seeks to emphasise Colombia’s potential as a producer of high-quality, specialty coffees. In a recent statement to local press, FNC’s manager, Luis Genaro Muñoz, highlighted rising international demand for the specialty coffee that currently makes up 50% of Colombia’s total coffee exports.

Colombia’s coffee growers seem determined to keep pace with demand by at least attaining the production levels of their pre-2009 glory days. However, they are being realistic about the possibilities.

Muñoz added that even with more favourable weather conditions, he does not expect production to increase dramatically over the next year. For the moment, Colombian coffee producers can only hope to maintain the status quo as they anxiously await the start of the 2012 rainy season.

Read Next:

In Colombia

La migración y las remesas están moldeando el gasto del consumidor en...

En un contexto de crecimiento económico positivo, el gasto de los hogares en Colombia ha evolucionado favorablemente en 2019 gracias a unas bases macroeconómicas sólidas y a factores demográficos...

In Agriculture

Guanajuato desarrolla técnicas de riego para impulsar las...

Los productores agrícolas del estado mexicano de Guanajuato buscan mejorar su sostenibilidad usando nuevas técnicas de irrigación y gestión del agua, para lo cual participan, junto con líderes...

Latest

Dubai, the region’s financial hub, doubles down on fintech

A series of recent developments have underlined Dubai’s commitment to strengthening its position as a regional financial technology (fintech) leader.